Hoy en día cada vez hay más gente con dolores orofaciales, craneales o mandibulares, debido a una o diversas causas como por ejemplo el estrés que vive nuestra sociedad.

¿Cuanta gente conocéis que bruxan (presionan los dientes) por la noche? ¿O incluso cierran fuerte los puños y duermen en tensión toda la noche sin descansar? Y la gente que padece migrañas y/o acúfenos?

A esto se pueden añadir otros problemas como:

  • – Una mala oclusión dental (contacto diente superior con diente inferior)
  • Patología de la articulación temporomandibular con una posible artrosis del disco articular o una mala posición del disco que crea una crepitación en apertura y cierre de boca y una disminución de propia apertura.
  • Ortodoncias realizadas antes de reequilibrar la hipertonía o contractura de la musculatura de la mandíbula y mejorar su funcionamiento dinámico.
  • – La ausencia de dientes que provoca una adaptación de la posición del cráneo por falta de contacto entre dientes. Eso nos puede provocar más contractura muscular de la zona cervical y craniomandibular.
  • Sobrecargas musculares o bloqueos articulares de la zona cervical nos puede provocar cefaleas por compresión basculo-nerviosa.
  • – El estrés provoca una alteración en la función hormonal que puede llegar a provocar cefaleas y dolor en la cualquier zona de la espalda pero sobretodo en la zona cervical. También puede producir un aumento de la actividad muscular de zona mandibular, por ejemplo: bruxismo o bracing. El Bruxismo se produce por la noche cuando la persona está presionando los dientes a la vez que hace movimientos laterales con la mandíbula. El bracing es presionar los dientes durante el día, signo de estrés en las situaciones en la que aparece.

 

Un problema de la articulación Temporo-mandibular, como hemos comentado anteriormente,  puede remitir ruidos en el oído que pueden ser causados por un déficit circulatorio del cráneo y una falta de oxigenación por parte de los sinus aéreos, por una exceso de compresión en dichas zonas y/o un irritación del sistema nervioso relacionado con los sinus o las áreas craneales afectadas. Estos ruidos pueden ser constantes y suaves o aparecer de manera intermitente y ser un sonido más agudo. Se denominan acúfenos o tínitus.

Normalmente la gente que padece problemas cráneo-mandibulares suele tener antecedentes de sinusitis u otitis o suelen aparecer episodios de sinusitis u otitis durante la patología cráneo-mandibular. En estos casos es indicado hacer tratamiento cráneo-mandibular para reequilibrar las tensiones y presiones del cráneo y mejorar el funcionamiento de la articulación temporo-mandibular.

En todos los casos planteados en este artículo sería de gran ayuda la suplementación del producto Cell Active Brain por sus propiedades estimulantes de la circulación craneal y oxigenación, mejorando una disminución de los acúfenos o tínitus, un aumento de la circulación sanguínea del cráneo mejorando cierto tipo de cefaleas, regulando en parte sensaciones de estrés y una mejora de las funciones cognitivas como la atención, la memoria, la concentración, etc…

Gemma Manero
Fisioterapeuta

Link al artículo en Fitonutrición

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *